Categorías
Gamificación

Gamificación. Te explico en qué consiste.

Estoy convencido que desde hace algún tiempo, un par de años más o menos, vienes escuchando una palabra que, te suena a algo, pero no sabes muy bien a qué. Todo el mundo habla de gamificación y de lo que mola pero, muchos de ellos ni siquiera sabrían decir en qué consiste. Pero no te preocupes ya que, después de leer este post, tendrás una idea bastante clara de qué es eso de la gamificación y qué narices puedes hacer con ella.

¿Qué es la gamificación?

Creo que el mejor punto para comenzar es definir el concepto del que estamos hablando. Los autores Kevin Werbach y Dan Hunter, en su libro ‘For the Win‘ hablan de que la gamificación es una técnica que hace uso de los elementos y el diseño de juegos en situaciones no relacionadas con los juegos. ¿Y bien? Vamos a diseccionar un poco el concepto, para que te sea más fácil asimilarlo.

Lo que realmente va a hacer la gamificación es tomar prestados aquellos elementos que sean característicos de los juegos y aplicarlos en situaciones que nada tienen que ver con los juegos o el ocio. Por ejemplo, puedo tomar un elemento como los puntos y aplicarlo a este blog, otorgando un punto a cada visitante, y creando todas las semanas un ranking de los lectores con más puntos… (Sería divertido, ¿no?).

Pero no hablamos sólo de elementos, sino también del diseño de los juegos. ¿De qué te vale tener unos buenos ingredientes si no te sabes la receta del plato? Pues bien, el diseño de juegos es la receta de la gamificación; no es que te indique paso a paso qué hacer, o dónde colocar cada elemento de juego, sino que tener en cuenta el diseño de juegos aporta unas pautas generales a la hora de diseñar una experiencia de gamificación. Dicho de otra forma, el éxito de la gamificación dependerá de que el diseño sea el correcto.

Usamos elementos, no juegos.

Hay otras técnicas anteriores, como el advergaming, donde lo que se contempla es el uso de juegos, muchas veces creados especialmente para la ocasión. Pero la gamificación no; ésta sólo hace uso de elementos de juego. ¿Te das cuenta de lo que ello supone? En ‘For the win’ (libro de referencia, créeme) exponen que al utilizar elementos de juego todo se vuelve mucho más flexible. Quizás dispongas de muchos recursos y el advergaming sea una solución para tu negocio, pero, en los tiempos que corren, quizá no sea mala opción contemplar alternativas que nos ahorren aunque sea unos céntimos. Pero no lo mires todo desde el punto de vista económico, pues esta flexibilidad también te da la opción de modificar la experiencia continuamente, pues no es un único bloque, sino un conjunto de muchas piezas, separadas pero trabajando por un mismo fin.

Como te he dicho antes, estos elementos serán aquellos que sean característicos a los juegos; para los investigadores que hicieron esta propuesta (Deterding, Dixon, Khaled y Nacke, 2011) esto significa que se considerarán aquellos que aparecen en la gran mayoría de los juegos, pero no tienen que ser exclusivos a ellos. En artículos posteriores, analizaremos de un modo detenido cuáles son estos elementos de juego.

Pero, ¿para qué puedo usar yo esto?

Seguro que te estabas haciendo esta pregunta desde que abriste el post y sí, culpa mía, quizá debí empezar por ahí. Una de las cosas buenas que tiene la gamificación es que la puedes usar para multitud de objetivos; por ejemplo, el banco BBVA la utilizó para incrementar el número de usuarios que utilizaban su plataforma de banca online. Otro caso puede ser el de Microsoft, que la utilizó para localizar errores de traducción en uno de sus productos.

Te he puesto sólo dos ejemplos, pero lo que quería mostrarte es la variedad de objetivos que pueden ser cubiertos mediante el uso de la gamificación. Ahora bien, tú también puedes usarla. Desde mi humilde punto de vista, cualquier organización, de cualquier tamaño, y con el presupuesto que considere oportuno, puede utilizar la gamificación. Como es obvio, será diferente en una gran empresa que en una PYME; pero, el funcionamiento básico, eso no varía.

Pero oye, ¡tampoco tienes que ser una empresa! Puedes incluso usar la gamificación en tu blog o web personal, si crees que puede aportarte algo (¿Te acuerdas del ejemplo que te ponía antes? El de asignar puntuaciones a los lectores). Lo que tienes que tener claro es que la gamificación es una gran herramienta que tienes a tu disposición y que, sabiendo aplicarla, puede darte unos resultados sorprendentes.

Este post es el primero de muchos que voy a dedicar a hablarte de gamificación, un tema sobre el que he estado investigando en el ámbito académico desde hace más de un año. Por supuesto, la experiencia nos va a servir tanto a ti como a mí para aprender mucho más sobre esta técnica. Espero que este artículo te haya resultado interesante, y ¡nos vemos en el siguiente!

Bibliografía consultada
  • Deterding, S., Dixon, D., Khaled, R., & Nacke, L. (2011, September). From game design elements to gamefulness: defining gamification. In Proceedings of the 15th International Academic MindTrek Conference: Envisioning Future Media Environments (pp. 9-15). ACM.
  • Werbach, K., & Hunter, D. (2012). For the win: How game thinking can revolutionize your business. Wharton Digital Press.

Photo by Filios Sazeides on Unsplash

Si este post te ha gustado, te invito a que lo compartas con tus conocidos a través de los botones que encontrarás al comienzo y al final del post. ¡Sería genial que lo hicieras!

Por Jorge Sánchez Vega

Diseñador UX, Desarrollador Mobile y Especialista en Marketing Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *